sábado, 26 de julio de 2014

El timo de la democracia


Se nos llena la boca diciendo que somos demócratas pensando que este sistema de elección política es el más perfecto de cuantos existen. Pero cuando nos detenemos a reflexionar cómo funciona la democracia, las cosas no parecen estar tan claras.

Por la forma de ejercer el poder puede ser: Constitucional, directa, semidirecta, formal, parlamentaria, presidencialista, popular, orgánica, soberana, deliberativa, participativa.

La votación podemos hacerla con el: Voto sustractivo, Regla de Hamilton, Sistema binominal, Escrutinio proporcional plurinominal, Escrutinio uninominal mayoritario, Representación proporcional mixta

Los votos los podemos repartir en escaños utilizando el: Sistema D'Hont, Cociente Droop, Cuota Hagenbach-Bischoff, Método del resto mayor, Método Sainte-Laguë, Método Imperiali, etc.

Para fabricar una democracia tenemos que elegir siempre 3 elementos de -al menos- 34 posibles. Haciendo una permutación sin repetición salen:
34!/ (34-3)! = 35904 tipos de democracia diferentes.

¿Por qué tanto lío? Porque, como demostró Arrow, las matemáticas de la democracia son imperfectas. No hay ningún sistema de elección justo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_Arrow.
 

Desgraciadamente, la democracia no es más que un bonito teatro. Sirve para timar a los ciudadanos, utilizando sus votos para conseguir el resultado electoral que se desea. Si no gusta, se cambia el "marco democrático" para contar los votos de forma que salga el resultado deseado. Y tan contentos.

Visto lo visto, yo me declaro demócrata orgánico de escrutinio uninominal mayoritario con reparto imperiali. Y lucharé a muerte contra todos los que no sean igual de demócratas que yo. Además seguro que son fachas. O rojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario